Havas Worldwide, agencia creativa del Grupo Havas, analiza la nueva dinámica familiar

logo HWW

Havas Worldwide presentó un nuevo estudio acerca de los cambios a nivel mundial en muchos aspectos de la estructura familiar, observando que la familia nuclear tradicional está desapareciendo en favor de una mezcolanza de variedades. El matrimonio se vuelve cada vez más opcional –y ahora está disponible para más personas–. Y los antiquísimos roles de género se van dejando de lado a medida que los hombres y las mujeres asumen las mismas funciones.

Se observaron las siguientes estadísticas:

  • En Japón, los matrimonios con hijos representaban apenas 21% de los hogares en 2005, en comparación con el 43% de 1980. Hoy en día, un tercio de los japoneses viven solos.
  • En Francia, hay más personas que viven solas (33% de los hogares) que personas que viven en hogares compuestos por un matrimonio y sus hijos (27%).
  • En los Estados Unidos, el número de parejas que viven en concubinato aumentó más de 1000% desde 1960, un 40% de los niños que nacen son hijos de madres solteras. Y más de un cuarto de los estadounidenses viven solos.
  • En China, el tamaño promedio de las familias disminuyó de 5 personas en la década de 1950 a 3 en 2012. En las zonas urbanas, 45% de los habitantes solteros viven solos: una fuerte ruptura con la práctica tradicional de vivir con los padres hasta el matrimonio.
  • En Alemania, 40% de los hogares son unipersonales, y la edad media al primer matrimonio aumentó de 23 para las mujeres y 26 para los hombres en 1980 a 30 para las mujeres y 33 para los hombres en 2010. El porcentaje de niños menores de tres años inscritos en guarderías creció a más del doble (de 14% a 29%) entre 2000 y 2012 según la UNECE.

Aun así, el hecho de que menos personas vivan en hogares tradicionales no implica que haya disminuido su encanto: 6 de cada 10 personas a nivel mundial (65% de hombres y 56% de mujeres) dijeron que las personas que permanecen solteras toda la vida (sin relaciones románticas a largo plazo ni hijos) se pierden de una importante parte de la vida. Y, 51% de los encuestados estuvo de acuerdo con que los niños que son criados por sus padres biológicos tienen una ventaja sobre los niños que no.

Asimismo, hay una aceptación generalizada del avance hacia la igualdad entre el hombre y la mujer, pero no a todos les gusta el impacto que ese cambio tiene dentro del hogar. De hecho, un segmento considerable considera que la vida era mejor cuando el hombre era indiscutiblemente la cabeza de la familia. Casi la mitad de los hombres encuestados piensa que es mejor para los hijos que sus madres no trabajen fuera de la casa. Y 4 de cada 10 hombres, junto con casi un tercio de las mujeres, cree que lo mejor para las familias es que el hombre sea el sostén y la figura de autoridad y la mujer, la criadora y ama de casa.

En los Estados Unidos, se conoce a los baby boomers como “Generación Yo”, apodo que hace referencia a la reputación que tienen de interesarse sólo en sí mismos. A la generación de jóvenes adultos de hoy, la Generación Y, le cabría mejor el nombre “Generación SER”. En todo el estudio, los encuestados más jóvenes fueron lo más abiertos a la noción de que las personas deberían tener la libertad de amar y casarse con quien quieran. La Generación Y fue la única con una mayor tendencia a decir que el matrimonio entre personas del mismo sexo beneficia a la sociedad en vez de perjudicarla.

En este sentido, en todo el estudio, se vio con claridad el gran valor que se da a la paternidad: 7 de cada 10 encuestados cree que ser buen padre es el mayor logro que se puede alcanzar. Ser padre es una enorme fuente de orgullo, así como de alegría y diversión. Casi 6 de cada 10 miembros de la Generación Y encuestados dijeron que intencionalmente crían a sus hijos de un modo diferente del que sus padres los criaron a ellos, y 44% piensa que son mejores padres que los suyos.

Continuando con el tema de la familia, la mayoría de los encuestados en todo el mundo cree que la tecnología digital e Internet están arruinando la infancia. La cantidad de personas que está de acuerdo con esa afirmación varía entre un bajo 25% en Japón, un país a favor de la tecnología, y un alto 70% en India. Alrededor de un tercio de los encuestados a nivel mundial (en su mayoría de India) cree que la tecnología está destruyendo la vida familiar. Y la mitad de los encuestados cree que dar a los niños acceso ilimitado a Internet es una forma de maltrato infantil. Después de todo, el tiempo que pasan online no sólo reemplaza el que pasarían leyendo, jugando al aire libre o relacionándose con sus pares y otros, sino que además expone a los jóvenes a muchos peligros y malas influencias.

A pesar de que les tenemos miedo a los efectos que tiene en nosotros esta nueva vida digital, reconocemos lo esencial que es. Más de la mitad de los encuestados cree que los niños que crecen sin acceso a Internet están en una verdadera desventaja. Y la mayoría considera que la tecnología avanzada es algo importante que los padres deben dar a sus hijos.

También está la cuestión de la privacidad y el exceso de información que se comparte: La mitad de los encuestados cree que los padres comparten demasiada información sobre sus hijos en las redes sociales. Y hay una sensación generalizada de que las familias pasan menos tiempo libre juntas: 7 de cada 10 padres encuestados dijeron que desearían comer en familia más seguido.

Sin embargo, las preocupaciones por la tecnología digital son apenas un componente dentro de una preocupación más generalizada sobre el cambio en la naturaleza de nuestra vida familiar.

Por último, se examinaron los hábitos de consumo de la familia moderna, demostrando que la mayoría de los encuestados (72%) estuvo de acuerdo con que a los niños de hoy se los consiente con demasiados bienes materiales. Eso era de esperarse, dado que tres cuartos de los padres encuestados dijeron que sienten más placer cuando compran cosas para sus hijos que para ellos mismos. Y más de un tercio de los padres (incluyendo 46% de la Generación Y) admitió que a menudo ceden ante la presión de comprar cosas para sus hijos que en realidad no quieren que tengan.

Sea cual sea la configuración de la familia de una persona en estos días, es seguro que a esa persona le vendría bien una mano: ya sea para poder pasar más tiempo con sus seres queridos o para manejar la logística de los hogares modernos. Y hay marcas de todos los rubros que se están poniendo a la altura de las circunstancias. Lograr que los jóvenes se liberen de sus pantallas y prefieran el mundo natural y la actividad física no es una tarea fácil. Es un tema que genera cada vez más interés porque las personas se preocupan por sus posibles consecuencias, que van desde el aumento en la obesidad infantil hasta la supuesta imposibilidad de las generaciones más jóvenes de inventar juegos. Las marcas están tomando cartas en el asunto para sacar a los chicos del sillón –y de la casa–.

Un poco más de dos tercios de los padres que entrevistamos (y casi tres cuartos de los padres de la Generación Y) dijeron que desearían comer en familia más seguido. Comer a las apuradas fuera de casa es otra de las consecuencias poco favorables para la familia de nuestras rutinas agitadas. El hecho de que muchos padres trabajan más días a la semana y que algunos chicos pasan más horas en guarderías hace que sea común que los miembros de una familia casi no se vean durante la semana, incluso si viven bajo el mismo techo. Ahora que tenemos rutinas tan complejas que necesitamos aplicaciones para manejarlas, es un verdadero lujo poder pasar tiempo con la familia. Las marcas tratan de hacer que eso sea más fácil.